Sede

Ven y disfruta del sorprendente mundo de los minerales en nuestra sede.

Excursiones

Ven de excursión y busca muestras minerales con los compañeros.

Feria

Visita la feria Intermineral, en la que colabora nuestra asociación.

Yacimientos

Visita los principales yacimientos de nuestra Comunidad y otras Comunidades.

Exposiciones

Participa en las exposiciones que organiza nuestra Asociación mostrando tus piezas.

Hazte socio

Hazte socio y disfrutaras de todas estas actividades y más.....

sábado, 15 de enero de 2022

Nueva Revista Paragénesis


El pasado miércoles 12 de enero de 2022, recibimos aquellos que nos desplazamos hasta nuestra sede, la revista Paragénesis editada por el Grup Mineralógic Catalá en su volumen 3 número 2 de noviembre de 2021. A los demás, os llegará un poco más tarde.
En este número destacan cuatro artículos sobre mineralogía española, otro de la crónica de la Mineralexpo Barcelona Sants 2021 y otro artículo sobre especies nuevas minerales.
En el primero de los artículos, se detalla la historia, geología y mineralogía de las minas del Plan de Tor, situadas en el valle del río unhóla, municipio perteneciente a Naut Aran, valle de Arán en Lleida. Un artículo muy detallado, con muchos planos y abundantes fotos, tanto del lugar (en el presente y en el pasado) como de la mineralogía allí existente. Está escrito por José Luis Garrido Rufaste miembro del Grup.
En el segundo artículo, nos hablan de una serie de antiguas concesiones mineras que fueron explotadas al sur del municipio de Guadamur en Toledo. Muy detallado y con fotos de planos, concesiones y minerales. Está escrito por Jesús López Jerez (autor independiente), María Pilar Hernández Pinilla y Ramón Jiménez Martínez (ambos del Museo Geominero de España, IGME).
En el tercer artículo, nos cuentan la historia del redescubrimiento del meteorito caído en las inmediaciones de Terrassa, Barcelona. Un meteorito clasificado como una condrita ordinaria L6  y que a pesar de los datos y referencias que se tenían, no es hasta el año 2013 cuando se determinan unos restos estudiados como parte del mismo. Está escito por Marc Campeny Crego (Museu de Ciéncies Naturals de Barcelona), Jordi Llorca Piqué (Universitat Politécnica de Catalunya), Neus Ibáñez Cortina (Institut Botanic de Barcelona), David Allepuz Sunyé (Observatori de sant Juliá de Villatorta, Barcelona), Josep María Camarasa Castillo (Fundació Carl Faus, Blanes, Girona) y Josep Aurell Garrido (Institut Catalá de Paleontología Miquel Crusafont, Cerdanyola del Vallés, Barcelona). Una historia muy curiosa.
En el cuarto artículo, Adolf Cortel Ortuño (Grup Mineralógic Catalá) nos habla sobre la fluorescencia  de algunas calcitas de Cataluña. Cantera Berta, mina La Martorellense, mina Matagalls, etc. Destacan las fotos con la fluorescencia así como, fotos del espectro de determinadas calcitas. Un articulo muy completo para entender este fenómeno.
En cuanto al artículo sobre la feria Mineralexpo Barcelona Sants, Martí Rafel Fontanals (Grup Mineralógic Catalá) nos hace una crónica muy detallada de los principales expositores de la misma. Muy interesante, relatando las principales novedades de dichos expositores y aportando abundantes fotos de minerales allí expuestos. No estando, nos da la sensación de haber estado allí.
Para finalizar, como ya nos tienen acostumbrados, un artículo sobre las nuevas especies minerales desde octubre de 2020 a mayo de 2021. Escrito por Joan Manuel Ybarra Grande y José Luis Garrido Rufaste, ambos del Grup. Aporta una buena descripción de los minerales así como fotos de los mismos.
Una revista que merece la pena tener en nuestra biblioteca mineralógica y que aborda no sólo artículos de yacimientos catalanes, sino otros del resto de España.



 

martes, 11 de enero de 2022

Ha llegado la revista The Mineralogical Record, Vol.52, número 6, Nov. Dic. 2021

The Mineralogical Record - Vol. 52, nº 6 - Noviembre-Diciembre 2021



Estando a punto de terminar el año 2021, hemos recibido el más reciente número de la revista The Mineralogical Record, correspondiente al último bimestre del año.

Presenta en portada un excelente ejemplar de turmalina de la italiana Isla de Elba. A esta localidad está dedicado el principal artículo: Una historia de la turmalina de la Isla de Elba. Su autor, Federico Pezzotta, del Museo de Historia Natural de Milán, se ha dedicado por muchos años al estudio la historia de las pegmatitas de Elba y su explotación. 

El resultado es un recuento en 52 páginas de la explotación minera de estas pegmatitas, de su geología y de los personajes vinculados a aquella desde finales del siglo XVIII hasta el presente. El artículo está profusamente ilustrado con reproducciones de fotos los personajes históricos y la localidad, de las placas cromolitográficas de finales del siglo XIX que muestran piezas clásicas de estos yacimientos, así como con fotografías de magníficos ejemplares recientes de turmalinas extraídas por el mismo autor.

En segundo término, aparece un artículo sobre los coleccionistas chinos de miniaturas minerales (thumbnails). Es sabido que las viviendas en las grandes urbes chinas suelen ser muy pequeños apartamentos, lo que presenta un reto a los coleccionistas de minerales, que han optado por coleccionar únicamente piezas pequeñas, lo que diríamos nosotros las de “cuatro por cuatro centímetros". Son los mismos coleccionistas, once en total, quienes relatan en breves textos cómo llegaron al mundo de la mineralogía y el coleccionismo, sus intereses y logros.  

Excelentes fotos de magníficos ejemplares acompañan a los textos. El fotógrafo es Wang Weixi (Wish Wang), quien publicase en 2009 Capturing Minerals. Wish Wang’s Photography of Chinese Collectors’ Thumbnail Mineral (Captando Minerales. Fotografías de Wish Wang de miniaturas minerales de coleccionistas chinos). El libro es publicado por la Casa Editorial Fotográfica de China (China Photographic Publishing House), en Beijing. Su distribución es para el público chino principalmente, por lo que está escrito en lengua china, aunque las fotos llevan pies de foto en inglés con los nombres de los minerales y sus localidades de origen.
Cabe destacar que uno de los minerales presentados es un bonito cristal de yeso en matriz de Fuentes de Ebro (en la p. 730 de la revista).

Cierra el contenido de artículos uno firmado por Wendell Wilson, editor jefe de la revista, sobre lingotes de oro y plata identificados con sus zonas de explotación, de Estados Unidos y México. Interesante nota de historia de la minería. 

El contenido se redondea con las habituales reseñas de novedades minerales.

Esta revista, como todas las anteriores, está disponible para la consulta de los socios en la biblioteca de la asociación.


viernes, 7 de enero de 2022

El blog de la Asociación Mineralógica Aragonesa

 


Queridos socios, amigos y simpatizantes de nuestra asociación: comenzamos una nueva etapa con renovada ilusión. Los tiempos que corren no han favorecido en nada a nuestra afición. Las reuniones en la sede con sus diferentes actividades, así como las excursiones a los diferentes yacimientos, han tenido que ir suprimiéndose a medida que la pandemia se iba apoderando de nosotros. Esperemos que todo vaya mejorando poco a poco y podamos volver a retomar todas las actividades que han quedado anuladas. Este nuevo blog que tenéis ante vosotros y que sustituye a la antigua web, quiere ser un medio de comunicación fácil, sencillo y al alcance de todos. Procuraremos que sea lo más dinámico posible y, para ello, todos aquellos artículos que queráis que aparezcan por este medio, gustosamente los publicaremos lo antes posible. Nos los enviáis al correo del blog  contactoasminar@gmail.com

Esperando todas vuestras colaboraciones, recibid un afectuoso saludo.

Francisco José Cebolla Peribáñez, presidente de la A.M.A

Revista Bocamina: editada por el grupo mineralógico de Madrid

Bocamina fue una revista editada por el Grupo Mineralogista de Madrid con la colaboración del Consejo Superior de Colegios de Ingenieros de Minas de Madrid. En 1994 apareció el primer número dando inicio a una primera época, en la que se publicaron un total de 5 números, incluyendo un especial dedicado a Panasqueira. En octubre de 1999 apareció el número 4 con un nuevo formato que se mantuvo hasta el final. En esta segunda época se publicaron un total de 20 números, siendo el último en abril del 2009. Tenía una periodicidad semestral y estaba dedicada exclusivamente a los  yacimientos de España y su mineralogía. Se quedaron muchos yacimientos sin estudiar. Sería extraordinario para la mineralogía española que, algún día, se retomara este fantástico proyecto por parte de los compañeros del GMM.

Estas fueron las portadas de los diferentes números.

























































 











jueves, 6 de enero de 2022

Excursión a las minas de Peñalcázar por M.ª Antonia Royo Royo

 

A finales del mes de septiembre, realizamos una excursión a las minas de Peñalcázar, en la provincia de Soria, en la que participaron las siguientes personas: Isabel Fanlo (socia y profesora de la Universidad de Geológicas de Zaragoza), Penélope (departamento de geológicas de la Universidad de Zaragoza), y además, Kolo, Kape, Antonia, José y Juan Ignacio, todos ellos compañeros de la asociación mineralógica aragonesa. Quedamos a las 8 h. en la sede, sitio en el que solemos quedar cuando vamos de excursión, ya que tiene buena explanada y es fácil dejar aparcados los coches.        

Entorno a las 11 h., llegamos al punto donde había que dejar los coches: 300 m pasando el pueblo de La Alameda,  justo enfrente de dónde teníamos que coger el camino que nos llevaría a las minas.

  Nos pusimos en marcha y, a los 2 km, llegamos al primer pozo y a alguna escombrera, totalmente estéril, y en la que no encontramos nada.

 Seguimos el camino pasando una especie de verja y, cruzando algún campo, llegamos a un cartel que indicaba las minas y un panel informativo de las mismas. 


Al fondo, unas grandes escombreras.

Estas minas están situadas entre las localidades de La Alameda, La Quiñonería y Carabantes. Fueron explotadas desde la antigüedad ya que se han encontrado  gran cantidad de herramientas por las diferentes labores de la explotación. Desde 1844, se conocen varias etapas de trabajos de explotación. Existen varias labores y pozos extendidos por una amplia zona.  La mineralización es de Pb, Zn y Ag con matriz de cuarzo, calcita y siderita. Entre los minerales que podemos encontrar hay una extensa y variada paragénesis: galena, esfalerita, calcopirita, pirita, bournonita, boulangerita, azurita, malaquita, cerusita, covellina, calcosina, piromorfita, cerusita, linarita, y alguno más que seguro que me dejo.

Nos fuimos adentrando entre la gran extensión de pozos y escombreras picando en cada una de ellas. Salieron "cosillas" interesantes como bournonita, esfalerita, malaquita, cerusita, linarita, calcopirita, piromorfita, etc.. aunque no todo lo que esperábamos, ya que por ellas han pasado infinidad de aficionados a los minerales.

 Sobre la 13:30, decidimos regresar ya que amenazaba lluvia  y había un buen recorrido hasta los coches.

Nos fuimos a comer al pueblo de Deza, y aunque llegamos un poco tarde, nos sirvieron de maravilla con unos buenos platos.

 Después de comer, tuvimos una pequeña sobremesa para comentar sobre la experiencia de la excursión. Al rato, regresábamos a casa.

Una excursión muy gratificante  con buena compañía. ¡¡¡Gracias a todos!!!

miércoles, 5 de enero de 2022

Excursión a las minas de cobre de Biel por Francisco José Cebolla Peribáñez


 

Un sábado del mes de agosto de 1994, ocho horas de la mañana. Mariano Esteban, José Ayala y un servidor nos disponemos a viajar a las minas de cobre de Biel. Sabíamos, gracias al libro "Minerales de Aragón", que en tiempos se obtuvieron en estas minas grandes planchas de cobre nativo, junto con malaquita y azurita. Con la esperanza de encontrar algo de cobre, emprendimos el viaje. Eran las 9:30 de la mañana cuando llegamos a dicho pueblo. El único de los tres que había estado allí era José Ayala, aunque hacía bastante tiempo y no recordaba bien el lugar.


Paramos el coche a la entrada del pueblo y preguntamos a unas señoras si nos podían indicar el camino a las minas. Nos dijeron que estaban muy lejos y que eran difíciles de encontrar. De todas formas nos indicaron el camino. Con el coche atravesamos un bosque y tras unos 6 Km de pista, el vehículo no pudo avanzar más, ya que hay un pequeño riachuelo que invade el camino. Dejamos el coche y comenzamos a andar. Después de un kilómetro encontré una piedra que contenía algo de malaquita, lo cual nos animó. Íbamos por buen camino. Al cabo de otro kilómetro aparecieron una caseta medio derruida y algo parecido a una escombrera. Rápidamente nos pusimos a picar pero no encontramos nada. Un poco más adelante encontramos unas pequeñas instalaciones donde parecía que en otros tiempos hubiera habido actividad. Nada nos llamó la atención, así que continuamos la marcha.



Andamos unos 20 minutos más. Mariano y yo, decidimos parar mientras José continuaba solo. Regresó al cabo de urato sin haber encontrado ningún indicio. Regresamos a las instalaciones anteriores y, al otro lado de un riachuelo, José encontró la entrada a una galería, no sin antes sortear unas hermosas matas de pinchos que se clavaban como agujas. Entró pero no encontró más que algunos indicios de azurita. Mientras yo hacia algunas fotos, Mariano daba buena cuenta de su bocadillo. Una vez acabamos de almorzar subí por encima de las instalaciones y empecé a romper piedras que contenían azurita y malaquita. Al golpear una roca apareció ante mis ojos una pequeña mancha rojiza de un centímetro. ¿Sería cuprita? Enseñé la muestra   a los compañeros y me lo confirmaron. Les dije donde la encontré y seguimos investigando la zona. Encontramos, tras unos matorrales, una pequeña escombrera. José empezó a picar y "bingo", apareció ante sus ojos el primer indicio de cobre nativo. Lo habíamos redescubierto. Empezamos a picar y fue saliendo el cobre, primero en pequeñas manchas y luego en formas arborescentes de pocos milímetros.




Todos recogimos suficientes muestras y al final decidimos regresar. A pesar del calor de agosto, la alegría embriagaba nuestro caminar, y este se nos hizo más corto. Ya en el coche comentamos la buena suerte de nuestro hallazgo, y la inyección de ánimo que supondrá para la gente que trate de encontrar cobre nativo en las minas de Biel. Aunque lejos de encontrar aquellas placas de 10 cm que comentan los libros, las muestras tenían un valor incalculable para nosotros. Fue una agradable excursión, muy recomendable, tanto por el paseo como por el paisaje.





Por la provincia de Teruel por José Luis Larroy

 

Uno de los retos que nos planteamos cuando corría por nuestra mente la idea de formar la Asociación Mineralógica Aragonesa era la de organizar excursiones colectivas. Pretendíamos con ello ofrecer a los futuros socios y "simpatizantes", y a nosotros mismos, la oportunidad de conocer y visitar distintas minas, algunas de ellas todavía en explotación, y afloramientos sueltos de minerales; y ello sin necesidad de ir muy lejos, pues por aquí cerca, y por extensión en todo Aragón, hay numerosos lugares, muchos de ellos desconocidos para la mayoría de nosotros, dignos de ser visitados por los aficionados a la mineralogía.

 

También conseguiríamos, además de conocer un poco mejor la tierra en que vivimos, conocemos un poco mejor quienes nos sentimos unidos por esta afición, acrecentarla, fomentarla entre los más jóvenes, estrechar relaciones y, por supuesto, conseguir algunas piezas para nuestra colección, ésas que, aunque no sean las mejores, son las primeras que solemos mostrar a los amigos, pues tienen el mérito de que las hemos conseguido nosotros mismos, y, de paso, les contamos lo bonito que era el lugar, lo bien que lo pasamos, los esfuerzos que tuvimos que hacer para obtenerlas, etc., etc.

 

Con esa idea, al poco de constituirse la Asociación organizamos la primera salida y el lugar elegido fueron las minas de sal de Remolinos.

Como el amigo José Miñana ya nos narró en el Boletín N° 2 nuestras andanzas "pasadas por sal" de esta excursión, doy un salto en el tiempo y ya nos encontramos con ganas de efectuar una nueva salida.

 

El verano se nos echa encima, por lo que hay que darse prisa antes de que lleguen las vacaciones y nos dejemos de ver por una temporada. Fijamos la fecha para el 25 de junio, confiando en que los chavales ya habrán acabado los exámenes. En esta ocasión nos vamos a ir un poco más lejos, pues nos moveremos por la Provincia de Teruel.

Conseguimos llenar un autobús de 55 plazas (sólo sobró una, lo cual ya es un éxito) y el día señalado, a las 8,30 de la mañana, iniciamos la salida desde donde suelen salir de Zaragoza la mayoría de autobuses cargados de excursionistas: la puerta del Paraninfo de la antigua Universidad.

 

El día está algo nublado, lo cual se agradece, pues, para la época en que estamos, sí al sol le da por pegar fuerte podemos achicharrarnos; pero no, hay suerte y durante todo el día se mantiene una temperatura bastante aceptable.

El viaje transcurre sin novedad entre comentarios sobre las últimas adquisiciones de unos, excursiones de otros y las instrucciones que Femando Gascón, micrófono en mano, nos va dando a lo largo de toda la jornada.

 

Pasamos por Belchite, Lécera, Muniesa y, a media mañana, llegamos a Cortes de Aragón, donde nos detenemos en un bar junto a la carretera. Allí almorzamos, cargamos baterías y salimos dispuestos a enfrentarnos con todas las minas que se nos pongan por delante.

Arranca el autobús y poco después para de nuevo, ya hemos llegado a nuestro primer destino. Bueno, no tanto, pues todavía nos queda una pequeña caminata de cerca de media hora.

Se reparten bebidas que la "organización" había adquirido en previsión de que el día fuera caluroso, cada uno prepara sus herramientas de trabajo, mochila a la espalda y a la mina!

Al principio andarnos por un camino bastante cómodo entre carrascas, pero poco después lo dejamos para coger el trazado del antiguo ferrocarril minero de vía estrecha de Utrillas. Vamos en grupos hablando, el paseo se hace corto y pronto vemos al fondo las escombreras y las ruinas de las instalaciones de una mina. Ahora sí podemos decir que hemos llegado a nuestro primer destino: la mina "Antillón".

 

Las ruinas de las instalaciones ofrecen poco para ver, aunque, entre ellas, todavía se observan los restos de la fundición, con la entrada al horno, y el pozo y lavadero. Sobre el conjunto destaca, un poco apartada, la antigua estación de "Las Minas", que, milagrosamente después de tantos años, todavía se conserva en pie.

Para cuando nos queremos dar cuenta ya nos hemos dispersado por las escombreras y se empiezan a oír martillazos por todos lados. Pronto aparecen las primeras muestras de galena. Es cuestión de comprobar qué piedras pesan más de lo normal: allí hay plomo.

Vamos subiendo por las escombreras ladera arriba y siguen apareciendo nuevas muestras. También se encuentran piezas de baritina y hay quien tiene la suerte de encontrar algunos cristalitos de cerusita.

 

El día sigue nublado, ni llueve ni hace calor, ¡estupendo!, pero es hora ya de retirarse, aunque Pepe Uña todavía apura el tiempo para obtener algunas fotografías. Desandamos lo andado, un poco más cargados que a la ida, y ya estamos subiendo al autobús. Se acabó la primera parte del programa, misión cumplida y de nuevo en marcha.

 

Pasamos por Segura de los Baños y al llegar a Vivel del Río Martín nos separamos unos metros de la carretera para acercamos a unas escombreras de las minas de carbón de esa zona. Femando Gascón nos enseña unas muestras de mullita, explicándonos cómo se han producido por calcinación de las arcillas por los restos de carbón que hay en las escombreras. Cerca de éstas se ven sobre el terreno algunas manchas blancas de caolín.

Hay que seguir adelante, pasamos por Martín del Río, Montalbán y ya hemos llegado al segundo punto de nuestro itinerario.

 

Para el autobús, despedimos al conductor para que se vaya a comer y caminamos unos pocos metros entre pinares hasta encontrarnos con los restos de lo que fue una fábrica de cerámica o tejería, como más frecuentemente se suele denominar. Destaca de su conjunto la esbelta chimenea octogonal, ligeramente inclinada en su parte superior hacia el Norte, lo cual se debe a dilataciones térmicas diferenciales entre la cara Norte, más soleada, y la Sur más sombría, y que se conserva en muy buen estado.

 

Bueno, a lo que íbamos. Es decir, a comer, que ya es hora y además creo que nos lo tenemos muy merecido. Nos dispersamos bajo los árboles y entre los restos de la tejería, piscina incluida, y en un ambiente de amistad y camaradería, como no podía ser menos, descansamos de los esfuerzos matutinos y reponemos fuerzas todos: mayores, medianos y pequeños.

 

El lugar es muy agradable y estamos a gusto, por lo que apetece quedarse más tiempo; pero allí no hemos ido a contemplar el paisaje, sino a buscar cristales de yeso, conque ¡a lo que estamos!

 

Empezamos a subir por un pequeño barranco y ya desde el principio vamos encontrando algunos trozos de yeso. No es cuestión de ir llenando las bolsas tan pronto, y menos si no son buenas piezas, y seguimos subiendo por el barranco, hasta que nos encontrarnos con unas capas de margas lignitosas, materialmente cubiertas por cristales de yeso. Ya hemos llegado y, de nuevo, nos dispersamos dedicándonos a su caza y captura.

 

Quien más, quien menos, todos nos encontramos satisfechos con las piezas que vamos recogiendo. Las hay para todos los gustos: unas con las caras y aristas bien conformadas, otras limpias y transparentes, otras con inclusiones carbonosas, maclas muy curiosas, algunas asociaciones "en abeto", etc., etc. Por los alrededores también se ven vetas de óxidos de hierro muy meteorizadas y grandes nódulos de septaria con sus grietas rellenas de calcita de color caramelo.

 

De los troncos de árboles fósiles que en visitas realizadas hace unos años era frecuente encontrar, en esta ocasión apenas vemos algunos pequeños restos. ¿A dónde han ido a parar?

 

Hay tantos y tantos cristales que el tiempo se pasa sin que te des cuenta. Poco a poco vamos descendiendo por el barranco, no sin que antes Pepe Uña saque sus consabidas fotografías de algunas piezas "in situ".

 

Pero, ¡en fin!, todo se acaba en esta vida y también la excursión está llegando a sus últimos momentos. Regresamos al autobús, que ya nos está esperando, metemos los bártulos dentro y cuando ya estamos casi a punto de arrancar nos damos cuenta de que no estamos todos, falta uno. ¿Quién?: el trotamundos José Ayala.

¿Se habrá perdido entre los pinos? o, más bien, ¿habrá encontrado algún cado repleto de maravillas que los demás no habíamos sido capaces de ver? Ni una cosa ni la otra, al cabo de un rato aparece tan tranquilo y sonriente como si la cosa no fuera con él.

Ahora sí que ya estamos todos, conque media vuelta y a casa. El viaje de regreso se hace tan ameno como el de ida y cada uno va enseñando a los demás las mejores piezas que ha conseguido a lo largo del día.

 

Y así transcurrió y se acabó esta segunda excursión colectiva organizada por nuestra Asociación. Al igual que con la primera, todos salimos con la conclusión de que, sin lugar a dudas, había merecido la pena, de que habíamos disfrutado un montón y de que había que ir a por la tercera.

 

Pero como teníamos el verano encima, eso ya era cuestión de dejarlo para más adelante. ¡Hasta la próxima!

              Alrededores Mina Antillón Segura de Baños (Teruel)


                Alrededores del barranco de la tejería Montalbán (Teruel)